El conocimiento doctrinal proporciona lo necesario para una exposición autorizada y sistemática de la verdad.

» El conocimiento doctrinal es esencial para el desarrollo completo del carácter cristiano.
Sólidas creencias desarrollan un carácter sólido, y asimismo creencias bien definidas forman también convicciones
claras, bien definidas » .

La voluntad humana es libre, por tanto, los hombres tienen el poder o la habilidad de cumplir todo su deber.